Consejos que te ayudarán a cuidar y mantener tus implantes dentales

Si acabas de someterte a una intervención para colocarte algún implante dental, es probable que te preocupe saber qué debes hacer para evitar problemas y mantener la salud de tu boca. Lo primero que debes saber es que el mantenimiento de estos implantes no difiere mucho del que necesitan los demás dientes. Una higiene correcta y algunas precauciones más bastarán para mantener tu boca libre de complicaciones. Toma nota de estas medidas que debes tomar en consideración:

  1. Extrema tu higiene dental. La higiene bucal es un aspecto importantísimo en el cuidado de la salud bucal, más aún cuando se tienen implantes dentales. Cepilla tus dientes exhaustivamente tres veces al día (incluyendo los implantes) y utiliza hilo dental para asegurarte de que los huecos entre piezas dentales quedan bien limpios. En tu caso, puede ser recomendable utilizar un cepillo de dientes eléctrico, que llega a recovecos donde al cepillo tradicional le cuesta acceder, y emplear un irrigador de agua a presión para eliminar cualquier resto bacteriano que pudiese quedar.
  2. Usa bien tu boca. Nada de cortar hilos, abrir tapones o morderse las uñas. Utilizar tus dientes de forma inapropiada hace que tus implantes dentales se vean sometidos a fuerzas que pueden dañar su integridad. Por otra parte, es importante que durante las primeras semanas tras la colocación de los implantes intentes no tocarlos con los dedos o presionarlos con la lengua, ya que esto podría afectar al proceso de osteointegración e incluso hacer que la zona se infecte.
  3. Reduce el consumo de tabaco. Si eres fumador, esto te va a costar, pero sería muy recomendable que te planteases abandonar el tabaco, sobre todo durante los primeros días tras la intervención cuando su consumo aumenta las probabilidades de un rechazo. Por otra parte, además de dificultar el proceso de osteointegración, el tabaco provoca que las coronas se machen más fácilmente.
  4. Acude a tus revisiones. Tras la colocación de los implantes, tu odontólogo programará una serie de revisiones a las que debes acudir para comprobar que todo está bien. La primera de ellas suele ser al cabo de un mes tras la intervención (para examinar la mordida y comprobar que no existe infección) y la segunda a los seis meses. Si no existe ninguna complicación y no se presentan factores de riesgo, la próxima visita puede programarse al cabo de un año.

¿Mi implante se ha infectado?

Para saber si existe infección en un implante dental, lo más importante es acudir a las revisiones con tu odontólogo, ya que es habitual que muchas complicaciones cursen sin provocar molestias ni dolor hasta que no están muy avanzadas.

Por otra parte, si experimentas síntomas como sangrado, supuración o dolor intenso, debes acudir de inmediato a un especialista para que examine la zona y tome medidas cuanto antes. Actuar con la mayor brevedad posible minimizará los daños y evitará que se produzca una periimplantitis.

Si estás sufriendo algún problema con algún implante dental, en Clínica Dental Barcelona podemos ayudarte a solucionarlo. Pide cita con nosotros y te explicaremos todo lo que podemos hacer para ayudarte a recuperar la salud de tu boca y conseguir una sonrisa perfecta.