fístula dental

Fístula dental: ¿En qué consiste?

La salud bucal es un aspecto fundamental de nuestro bienestar general, y entre las complicaciones que pueden surgir, la fístula dental es una que merece especial atención. Esta afección puede tener consecuencias significativas si no se trata adecuadamente. Desde Clínica Dental Barcelona, explicaremos sus causas y factores de riesgo, así como sus síntomas y efectos, los tratamientos disponibles y las medidas de prevención.

¿Qué es una fístula dental?

Es una conexión anormal que se forma entre un diente y los tejidos cercanos, como el hueso o las encías. Se produce cuando una infección bacteriana en el centro de un diente se extiende más allá de la raíz y busca una salida hacia el exterior. Esto puede resultar en un absceso dental, que es una acumulación de pus en la zona infectada. Con el tiempo, el pus puede encontrar su camino hacia la superficie y crear una abertura en las encías, lo que se conoce como fístula.

Causas y factores de riesgo de una fístula dental

Su principal causa es una infección bacteriana en el diente, que generalmente se origina en una caries dental no tratada.

Otros factores que pueden aumentar el riesgo de desarrollarla incluyen la enfermedad periodontal, la mala higiene bucal, el consumo frecuente de alimentos azucarados y la falta de atención dental regular.

Síntomas y efectos de una fístula dental

Sus síntomas pueden variar, pero suelen incluir dolor en el diente afectado, sensibilidad al calor o al frío, hinchazón en las encías, presencia de un bulto en ellas y, en algunos casos, un sabor desagradable en la boca por el pus.

Si la infección no se trata, puede propagarse a otras partes del cuerpo y causar complicaciones más graves, como infecciones en los senos paranasales o incluso sepsis.

Tratamientos contra la fístula dental

El tratamiento implica la eliminación de la infección y la restauración del diente afectado. Esto puede precisar la realización de un tratamiento de conducto radicular para limpiar el canal de la raíz y eliminar la infección, seguido de la colocación de una corona dental para fortalecer y proteger el diente.

En casos más avanzados, puede ser necesario extraer el diente infectado. Además, es posible que se receten antibióticos para controlar la infección y prevenir su propagación.

Prevención de la fístula dental

La prevención es fundamental en estos casos. Mantener una buena higiene bucal, que incluya cepillarse los dientes al menos tres veces al día, usar hilo dental a diario y visitar al dentista regularmente para exámenes y limpiezas, puede ayudar a prevenir la formación de caries y a la infección.

Además, es importante evitar alimentos y bebidas azucaradas en exceso y abstenerse de fumar, ya que el tabaquismo puede aumentar el riesgo de enfermedad de las encías y complicar la salud dental en general.

En resumen, la fístula dental es una afección dental seria que puede tener consecuencias significativas si no se trata adecuadamente. Sin embargo, con la atención dental adecuada y medidas preventivas apropiadas, es posible prevenir su desarrollo y tratarla de manera efectiva si se presenta. No subestimes la importancia de cuidar tu salud bucal, ya que puede tener un impacto considerable en tu bienestar general. Si deseas saber más o consultarnos tu caso, no dudes en ponerte en contacto con nosotros.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *