sellado dental

Sellado dental: ¿Cuándo se realiza?

Entre las diferentes prácticas preventivas que existen para cuidar la salud bucodental, el sellado dental se destaca como una técnica altamente efectiva para proteger nuestros dientes de la caries y otras afecciones. Desde Clínica Dental Barcelona, explicaremos en qué consiste, cuándo y cómo se realiza este procedimiento, así como sus ventajas.

¿Qué es el sellado dental?

Como su nombre indica, se trata de un procedimiento odontológico preventivo que consiste en aplicar una capa de resina o composite en las fisuras y surcos profundos de las superficies masticatorias de los dientes, especialmente en las molares y premolares.

Estas áreas suelen ser más susceptibles a la acumulación de restos de comida, lo que aumenta el riesgo de caries por acumulación de bacterias que se alimentan de estos restos de comida.

¿Cómo se lleva a cabo el sellado dental?

Este tratamiento se realiza de forma rápida y sencilla en la clínica dental, sin necesidad de anestesia.

Primero, el dentista limpia y seca la superficie del diente a tratar. Luego, aplica un gel ácido para grabar la superficie y crear una textura rugosa que facilite la adhesión del sellador. Finalmente, se aplica el sellador en la superficie y se endurece mediante una luz especial.

¿Cuándo se realiza un sellado dental?

El momento ideal para realizarlo es en la infancia, tan pronto como las muelas permanentes erupcionan y antes de que tengan la oportunidad de desarrollar caries.

Sin embargo, también puede realizarse en adolescentes y adultos jóvenes que no hayan recibido previamente este tratamiento.

En casos específicos, puede recomendarse para adultos con un alto riesgo de caries.

Beneficios de un sellado dental

Sus ventajas son numerosas y muy significativas. En primer lugar, proporciona una barrera física que impide que los restos de comida y las bacterias se acumulen en las fisuras de los dientes, reduciendo así el riesgo de caries. Esta medida preventiva es especialmente importante en los niños, ya que sus habilidades de higiene oral pueden ser menos desarrolladas.

Además, es no invasivo y prácticamente indoloro, lo que lo convierte en una opción segura y cómoda para pacientes de todas las edades. A diferencia de otros tratamientos dentales, como las obturaciones, no requiere la eliminación de tejido dental sano, preservando la estructura natural del diente.

Otra ventaja importante es su durabilidad. Con el cuidado adecuado y las visitas regulares al dentista, los selladores pueden durar varios años, proporcionando una protección continua contra la caries. Esto significa que, una vez realizado el procedimiento, el paciente puede disfrutar de una mayor tranquilidad en cuanto a la salud de sus dientes, sin la necesidad de tratamientos adicionales en el corto plazo.

Además de prevenir la caries, también puede ayudar a prevenir otras afecciones dentales, como la erosión del esmalte y las fracturas dentales. Al proporcionar una superficie más lisa y fácil de limpiar, los selladores reducen las áreas donde las bacterias pueden proliferar, promoviendo así una mejor salud bucal en general.

En resumen, el sellado dental es una técnica preventiva altamente efectiva y beneficiosa para proteger los dientes de la caries y otras afecciones. Realizado de manera rápida, sencilla y sin dolor en el consultorio dental, ofrece una protección duradera y una mayor tranquilidad para pacientes de todas las edades. Si te interesa proteger la salud de tus dientes, valora la posibilidad de realizarlo y disfruta de una sonrisa sana y radiante por más tiempo.

Si deseas saber más o consultarnos tu caso, no dudes en ponerte en contacto con nosotros.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *