Bebidas frías, ¿provocan malestar en tu boca?

Publicado el 26 julio, 2017 en Molestias

El dolor de dientes al beber bebidas frías es algo muy común. También es muy frecuente que tengamos dolor de dientes al comer helado. Se trata de un problema de sensibilidad dental, es decir, una dolorosa respuesta de la dentina ante determinados estímulos térmicos, táctiles o químicos.

Dolor de dientes en verano

La hipersensibilidad más común se produce por el consumo de bebidas o alimentos fríos, sobre todo, en verano. El dolor de dientes más frecuente se localiza en los caninos y luego en los premolares, observándose más en las caras linguales o vestibulares.

El malestar al beber bebidas frías puede llegar a ser un impedimento nada agradable para disfrutar de la comida, sobre todo durante la temporada estival, momento en que tendemos a tomar bebidas más frías para hacer frente a las altas temperaturas.

Para acabar con este problema nos podemos someter a varios tratamientos como, por ejemplo una fluorización con barniz o restauraciones por medio de materiales como podrían ser el ionómero de vidrio o resinas.

Mantener una buena higiene bucal, tanto en los dientes como en las encías es un hábito fundamental para evitar este tipo de molestias. Es muy importante saber cepillarse bien los dientes, sin ejercer mucha presión pero consiguiendo que queden limpios.

Causas del dolor de dientes al tomar bebidas frías

Las dos causas más normales de aparición de la sensibilidad dentaria son la pérdida de esmalte y la recesión de las encías. En el momento en que el esmalte se corroe o se pierde es cuando la dentina se queda expuesta totalmente y llega a ser más sensible. Los dientes se pueden desgastar por ejemplo por:

  • El rechinado de los dientes. Hábito a través del cual estos, con frecuencia, terminan tallándose. Esto puede traer consigo también que el esmalte termine desgastándose y que los dientes sean más sensibles.
  • Una mala higiene bucal provoca, igualmente, una erosión en los dientes.
  • La erosión también puede deberse a la pérdida de esmalte por el consumo de sustancias agresivas como los refrescos, el azúcar, las bebidas y alimentos ácidos o la goma de mascar.
  • La recesión de las encías es otra de las causas de la sensibilidad dental. Tiene lugar cuando las encías llegan a dejar expuestas las raíces del diente.
  • También puede que se produzca una enfermedad de las encías y que esta nos provoque sensibilidad. Este padecimiento tiene lugar, entre otras, por acumular suciedad en los dientes. Puede ocurrir cuando se mastica chicle y se empuja todo el sarro hacia las encías, lo cual incluso puede afectar el soporte óseo de los dientes. Esto también provoca que la zona sea más difícil de limpiar.
  • Un diente agrietado, roto o picado puede causar, igualmente, sensibilidad. En el momento en que hay una fisura, la comida se puede filtrar hasta llegar a la raíz del diente. Esto produce dolor, sobre todo cuando se expone ha temperaturas extremas.

Si sufres un dolor persistente o agudo, no dudes en visitar  Clínica Dental Barcelona. Nuestro equipo médico hará todo lo necesario para ponerle fin a este problema o a cualquier otro que tenga que ver con tu salud bucodental.