Técnicas de relajación para ir al dentista

Publicado el 11 septiembre, 2019 en Sin categoría

El miedo a ir al dentista es uno de los más comunes entre la población. Con los métodos de analgesia y sedación actuales, el temor a los tratamientos odontológicos está completamente fuera de lugar. Sin embargo, no es solo cosa de niños, muchos adultos sienten una ansiedad desmesurada cuando tienen que acudir a la consulta. Hoy vamos a explicar algunas técnicas de relajación para ir al dentista.

Cómo dejar de tener miedo al dentista

Al hablar de salud bucodental, lo que debería darnos miedo es padecer alguna enfermedad y no ponerle remedio. Hoy en día, los tratamientos bucodentales están muy avanzados y permiten intervenir de manera precisa y sin ningún tipo de dolor.

La anestesia consigue que no notemos ninguna molestia o dolor. A pesar de ello, la parte psicológica está muy presente y hay personas que no pueden evitar entrar en pánico cuando se sientan en la silla del dentista.

Técnicas de relajación para ir al dentista

Si tienes miedo a ir al dentista, te recomendamos acudir a la cita con poco tiempo de antelación. Estar sentado en la sala de espera puede acrecentar el nerviosismo. Después, existen algunos métodos bastante efectivos para conseguir relajarse durante el tratamiento odontológico.

  • Música. Dicen que la música amansa a las fieras… Y también lo consigue con los más nerviosos. Escuchar música no solo nos relaja y nos abstrae, sino que evita que escuchemos los diferentes sonidos de los tratamientos, con lo que se rebaja la ansiedad considerablemente. Una vez pasada la angustia inicial, si no notamos dolor ni escuchamos ningún ruido inquietante, seguro que conseguiremos relajarnos.
  • Meditación. La práctica de esta disciplina logra que consigamos dominar nuestra mente, eliminar pensamientos recurrentes y abstraernos de los estímulos del mundo exterior. Además, la meditación tiene un efecto muy relajante.
  • Respiración consciente. Es la que utilizan técnicas como el yoga o el mindfulness. Se trata de tomar conciencia de cada bocanada de aire que introducimos en nuestro cuerpo, seguir su recorrido sintiendo cada sitio por el que pasa y acompañar su viaje hasta que lo expulsamos. Pensar en la respiración evita que nos estemos preocupando por otra cosa.

¿Y si la relajación no funciona?

La relajación suele ser muy efectiva para vencer la ansiedad y el miedo a ir al dentista. Sin embargo, hay personas que lo pasan tan mal que no son capaces de concentrarse para alcanzar un estado de calma.

En estos casos, en Clínica Dental Barcelona utilizamos la llamada sedación consciente. Esta técnica nos permite tratar a pacientes que tienen mucho miedo sin que noten dolor ni tengan recuerdo de la experiencia en la consulta.

Se trata de una analgesia que deja al paciente totalmente relajado, como si estuviera dormido, pero suficientemente consciente como para poder abrir la boca y colaborar con el dentista. Una vez terminado el tratamiento, la recuperación es inmediata y la persona regresa a casa sin haber pasado por una experiencia traumática.

Cualquier método para perder el miedo al dentista es bueno. Lo importante es no dejar de acudir a las revisiones periódicas y pedir cita en cuanto notemos una pequeña molestia.

Llama a Clínica Dental Barcelona y te atenderemos con mucho gusto. Si necesitas información sobre la sedación consciente o cualquier otro de nuestros tratamientos, nuestro equipo de profesionales se encargará de explicártelo.